Automated Computer Translation

Loading
Ingresa una palabra o clave que deseas buscar.

El hotel de hielo de Quebec abre sus puertas

Con una gran fiesta fue inaugurado uno de los hoteles más insólitos del mundo en la ciudad de Quebec, el Hotel de Hielo

Te gustó? Compartelo!

Con música en vivo, bailes, fuegos artificiales y mucha entretención fue inaugurado el pasado viernes el famoso Hotel de Hielo de Quebec, ubicado a solo diez minutos de la ciudad de Quebec y un imperdible que, por sus características, solo se puede visitar en invierno.



Único en América, este hotel ha atraído a millones de turistas del mundo entero desde su primera construccion en el 2001, con sus enormes bovedas de nieve y esculturas de hielo cristalino. 



La particularidad de este hotel es que es levantado todos los años entre enero y marzo, con la ayuda de especialistas y apasionados de la nieve, a través de técnicas de moldeado, soplado y eliminación de moldes. El toque final está dado por un conjunto de bloques de hielo hechos en forma manual. 



Como su nombre lo dice, el hotel es de hielo y nieve, desde las camas hasta el bar, los vasos, los pilares y pasillos. Las gruesas paredes de nieve lo mantienen bien aislados a una temperatura interna que oscila entre los -3 y -5 grados, independiente de la temperatura exterior. 



Más curioso aún es el hecho de que haya gente dispuesta a pasar una noche en una de sus 36 habitaciones. ¿Cómo lo hacen? Todas las camas del hotel cuentan con una base de hielo sólido, un sommier de madera y un colchón en la parte superior. Los colchones estan cubiertos con mantas: aqui la gente duerme dentro de sacos de dormir diseñados para climas árticos, capaces de mantener a una persona en calor en temperaturas de hasta -30 grados. Algunas de las habitaciones además cuentan con chimenea y spa privado. 



Para pasar la noche sin estragos, se recomienda dormir solo con ropa interior térmica para la humedad. En cuanto a los baños, estos se ubican fuera del hotel, en el pabellón celsius y son temperados. 



Quienes visitan el hotel no solo se podrán alojar aquí sino también podrán admirar su mágica decoración – sobresale la magestuosa lámpara de hielo que domina el hall central- probar un coctel en un vaso de hielo, deslizarse por sus toboganes de hielo, pasar un entretenido momento patinando en su pista externa o andando en trineos tirados por perros. 



Entre las 9 de la noche y las 9 de la mañana además, todos los huéspedes tienen acceso a la sala de relajación de estilo nórdico con sus spas y saunas exteriores. Este lugar es muy tranquilo y la decoración es asombrosa. Bajo las estrellas o por debajo de los copos de nieve, podrá disfrutar de un momento relajado y tranquilo. Más información: www.hoteldeglace-canada.com

 

Publicado: 25 de enero, 2012
Reportaje: Andrea Sagues
Fotos: Ernesto Durand

Más de De viaje con Andrea

 

Our Media Partners