Automated Computer Translation

Loading
Ingresa una palabra o clave que deseas buscar.

Fin de semana en Niágara

Espectáculos, gastronomía de primera y mucha diversión es lo que ofrece esta ciudad ubicada a menos de dos horas de Toronto

Te gustó? Compartelo!

Cae la noche y las cataratas del Niágara se iluminan con los colores del arcoíris. Enseguida, simpáticas figuras de Disney se encienden en los parques, plazas y calles de esta ciudad, como si se tratara de un lugar mágico y encantado.

Se trata del Festival de Luces de Invierno que todos los años ilumina y hace brillar a la ciudad de Niágara, transformándola en una paleta de colores vibrantes. Con más de tres millones de luces y cerca de 120 paneles animados –entre ellos los de Disney-, este espectáculo es considerado el más grande de su tipo en Canadá y un imperdible para esta temporada.

Junto con el espectáculo de luces, Niágara tiene preparado para este invierno una serie de eventos, desde shows y musicales en vivo hasta grandiosos espectáculos pirotécnicos.

Cualquiera sea la época, lo cierto es que en Niágara -una ciudad que “nunca duerme”- es imposible aburrirse. Un destino perfecto para una escapada de fin de semana o si lo prefiere, para un intenso día fuera de Toronto. Lo invitamos a conocerla.

Diversión para todos
guitarra_0.jpgNiágara es uno de esos lugares donde los niños y los no tan niños, siempre encuentran algo que hacer. Ubicada a solo 130 kilómetros de Toronto (siguiendo la QEW), se puede llegar en auto, en bus o en Go Train.

Varias empresas de turismo además ofrecen paseos por el día que incluyen desayuno o almuerzo buffet, visita a las cataratas, al reloj de flores de Niágara y al encantador pueblito de Niagara On the Lake, famoso por sus viñedos, donde además se pueden degustar sus famosos vinos.

Durante estos días, como ya anticipamos, el epicentro de la ciudad se encuentra en Niágara Parkway con sus parques y plazas iluminadas y donde próximamente se abrirá al público el TD Rink, una pista de patinaje en hielo al aire libre con una privilegiada vista a las cataratas y a los shows pirotécnicos que todos los viernes a las 9 pm iluminan las cataratas y el cielo de Niágara.

Eventos como una serie de conciertos de Navidad y el New Year’s Extravaganza también forman parte de la programación del festival. Si aún no ha decido dónde esperará el 2012, esta gran fiesta musical gratuita promete acalorar la noche y empezar el nuevo año de buena manera con dos espectáculos pirotécnicos (a las 9 y a medianoche) y las presentaciones en vivo de artistas como Great Big Sea, Barenaked Ladies, Running Red Lights, Kardinal Offishall y Calwyn Shurgold.

A todo esto, por supuesto, hay que sumarle toda la entretención que siempre encontrará en Clifton Hill, donde se encuentran los museos de cera, las mansiones del terror, los museos de los Records Mundiales, las casas de la risa, el museo de Ripley (de lo insólito), la casa de Frankestein, canchas de mini golf y el clásico Sky Wheel, la rueda gigante que se ha transformado en uno de los iconos de la ciudad.

Las entradas a estas entretenciones rodean los 10 y 20 dólares, pero recomendamos comprar un pase y así ahorrarse unos pesitos (en www.cliftonhill.com/tickets hay interesantes descuentos).

Para los más glamorosos, Fallsview Casino cuenta con quince limosinas de lujo para sus jugadores que lo recogen y lo traen de vuelta en el horario que usted desee. El valor del trayecto incluye una selección de tragos sin alcohol de cortesía (marcar el 1 800 325 5788 para detalles).

De comprasgorros.jpg

Otro entretenido panorama que ofrece Niágara para este invierno es ir de compras a sus outlets y tiendas de souvenires (ideal para empezar a adelantar los regalos de Navidad).

Uno de los más famosos es el Canada One Factory Outlet (7500 Lundy's Lane) que reúne a cuarenta conocidas marcas como Nike, Reebok, Nine West, Salomon y Roots. La mayoría de sus tiendas ofrecen atractivos descuentos, promociones 2 x 1 o liberación del pago de impuestos. Está abierto 364 días del año (solo cierra para Navidad).

Para recuerditos, dese una vuelta por Souvenir City Headquarters en River Road, una simpática y gran tienda que llamará su atención con sus simpáticas esculturas exteriores (de venado, de policía montada, de las cataratas, de artesanía inuit, entre otras) y su atractiva fachada.

Aquí encontrará de todo: desde souvenires típicos canadienses (camisetas, gorros, llaveros, productos derivados del arce, entre otros) hasta artesanía originaria de las Primeras Naciones y artesanía hecha en vidrio de Rossi Glass, una empresa que ha estado en el negocio del vidrio soplado por años y que ahora encanta a los turistas de Souvenir City con sus finos platos, copas, fuentes y todo tipo de artículos de decoración en vidrio. Rossi Glass es además el único fabricante de vidrio de arándano y realizan además demostraciones de soplado de vidrio los siete días de la semana.

Uno de los principales atractivos de Souvenir City es su tienda de chocolate con deliciosos manjares traídos desde distintos rincones del mundo. Todos los días se preparan aquí deliciosos fudges de diecisiete sabores distintos (chocolate con crema, arce, pie de calabaza, mantequilla de maní, entre otros). Lo más rico de todo es que puede degustarlos antes de elegir su favorito. Cuenta además con un food court para un sabroso bocadillo.

Los fanáticos de los dulces tampoco pueden dejar de visitar la tienda de Hershey en Falls Avenue- y probar su fudge o una tentadora frutilla bañada en chocolate de esta marca- o la Fudge Factory en Clifton Hill con sus cerros y cerros de dulces, chocolates, malvaviscos, manzanas chocolatadas y un sinfín de tentaciones. El aroma a chocolate se siente desde la calle misma. ¡Imposible no entrar!

Gastronomía para todos los bolsillos
Uno de los principales saciadores del apetito en Niágara son los clásicos buffet, más conocidos como los “All you can Eat”, donde se puede desayunar o cenar a destajo (muy conveniente para familias numerosas). Los hay de todo tipo de cocina (china, mexicana, india, de pizzas, de comida mediterránea, de carnes a las brasas, etc) y precios.

A lo largo de Clifton Hill, Falls Avenue y Niágara Falls Boulevard encontrará una serie de restaurantes de ambiente casual (como Kelseys, Margarita Ville, Romano’s Macaroni Grill o los clásicos Hard Rock Café y Planet Hollywood) a otras más de mantel como R5 y Ponte Vecchio (ambos dentro del casino). Para una experiencia única, el comedor giratorio del Skylon Tower permite apreciar las cataratas desde las alturas mientras degusta un fabuloso buffet. Ideal además para presenciar los espectáculos pirotécnicos y los juegos de luces del Festival de Invierno.

¿Dónde alojar?
Niágara cuenta con una amplia gama de hoteles, moteles y resorts para todos los bolsillos: sin embargo, los hoteles ubicados en el centro mismo pueden resultar un poco caros.

Una buena alternativa, si anda en auto, es buscar algo un poco más retirado de todas las atracciones. Una excelente alternativa en este sentido es el Americana Conference Resort (8444 Lundys Lane), ubicado a solo diez minutos en auto de Clifton Hill.

Un hotel gigante, con muchas piezas y un personal que lo hará sentir como en casa. Entre sus intalaciones, cuenta con una cafetería, un parque acuático –ideal para los que viajan con niños- con pizza y snack bar, un spa y un grillhouse donde se puede desayunar y cenar.

El hotel ofrece tarifas especiales para familias durante los fines de semana –con comidas incluidas y acceso al parque acuático- y para bodas. Para obtener la mejor tarifa, visite www.americananiagara.com

Ya lo sabe, si bien el verano finalizó, no queda más que disfrutar el invierno y Niágara es uno de los destinos para ello. Un lugar donde la entretención no para. Tan solo déjese llevar.

Más información: www.niagarafallstourism.com

 

Publicado: 18 de noviembre, 2011
Reportaje: Andrea Sagues
Fotos: Sergio Recart & (c) WFOL.com 

Más de De viaje con Andrea

 

Our Media Partners