Automated Computer Translation

Loading
Ingresa una palabra o clave que deseas buscar.

¿Qué vino servimos con la cena navideña?

Aprende a encontrar el vino que complemente tu comida, tanto que juntos sepan mucho mejor

Te gustó? Compartelo!

El gusto por el vino es como los amores, el mejor, será el que te gusta a tí.  Pero la realidad es que el arte de maridar correctamente un plato, es eso mismo, un arte.  Aunque suene fancy y un poco a feria científica, tiene un propósito. Buscas que el vino y la comida se complementen tanto, que juntos sepan mucho mejor.  O sea, algo así como un buen matrimonio.  Para eso se evalúa el tipo de uva, según el nivel de acidez, alcohol, azúcar y muchos otros factores más que harán que cada sorbo y cada bocado sean toda una experiencia religiosa.

A la hora de elegir el vino para la cena, recuerda que el vino que complementa el aperitivo, no necesariamente será el que vaya bien con el plato principal o el postre.  Este mundo es inmenso, pero te ayudo con algunos tips.

Para el tradicional cerdo te recomiendo un vino de mi amada uva Tempranillo, así que a saborear a España en cada sorbo.  Los de la región de Ribera del Duero o de la Rioja serán tus mejores aliados, por algo en esas dos regiones se come tanto cerdo.  También los hay muy interesantes en la zona de Paso Robles en California.   Para el pavo, un vino de la uva Pinot Noir es sin duda su mejor aliado.  Es ligero, de mediano nivel de alcohol, suave en el paladar y como decimos en inglés fruit forward, en otras palabras, que le resaltan las frutas rojas maduras. Esta uva es de Francia, pero puedes probar también los de Oregon que son más módicos para el bolsillo y para los más aventureros, los de la Patagonia en Argentina.

¿Muchas lentejas, garbanzos, vegetales o mariscos en la mesa? Estos casan con un blanco de la uva Albariño de España.  Si la fiesta es de tamales en salsa roja y sin picante, un Sangiovese de Italia le sentará bien, pero si la salsa es picante o si sirves platos con sabores asiáticos, mejor celebra con un Riesling de Alemania.  Y si eres como yo, que los prefiere en salsa verde, entonces un blanco de la uva Sauvignon Blanc de Francia le sentará bien, o si los prefieres más intensos, busca los de Malborough en Nueva Zelandia o los de Casablanca en Chile. 

Si eres fan de las burbujas, te doy la buena noticia de que ellas maridan perfecto con casi todo. Por cierto, las burbujas rosadas serían una bendición para toda la noche, sobre todo si tienes un poco de todo en la mesa.  Blanco o rosé, puedes irte por un Cava de España, un buen sparkling wine de California, un Prosecco de la región de Conegliano de Valdobbiadene o un Champagne o sparkling wine de Francia, si es que Santa tiene presupuesto.

Aunque la relación precio-calidad no siempre tiene la razón, te sugiero que no celebres con una botella muy económica.  Así como te digo que “somos lo que comemos”, “somos lo que bebemos”.  El  buen vino es arte, dentro de cada botella hay historia y vida, así que valóralo, disfrútalo al máximo, controla el exceso y no manejes después de tomar.

Llévate este artículo cuando los vayas a comprar para que no se te olviden los nombres. El vino…. ¡no muerde!  Cheers!!!

Doreen Colondres es nuestra celebrity chef.  Latina, viajera incansable, graduada y certificada en cocina y vinos. Síguela en las redes @Doreen Colondres y para más recetas y consejos de vinos, visita su web www.LaCocinaNoMuerde.com o adquiere su libro en Amazon o Itunes.

Más de La cocina no muerde

 

Our Media Partners