Automated Computer Translation

Loading
Ingresa una palabra o clave que deseas buscar.

El suelo pélvico: beneficios de fortalecer esta parte del cuerpo

Ejercitar este conjunto de músculos previene la incontinencia urinaria, los prolapsos y mejora la vida sexual

Te gustó? Compartelo!

La primera vez que escuché hablar sobre el “suelo pélvico” fue hace tres años, cuando comencé a tomar clases de pilates. Luego, al momento de certificarme en este método, tuve que estudiar esta zona del cuerpo con mayor precisión. Ahora sé que es sumamente importante, aun cuando muchos la desconozcan o no le presten atención. Y es que, lamentablemente, hoy por hoy la mayoría de las personas prefieren tonificar aquello que está a la vista, como los glúteos o el abdomen; y olvidan que somos más que un par de piernas perfectas o unos brazos definidos.

El suelo pélvico constituye un conjunto de músculos y ligamentos que hace las veces de un puente flexible que cuelga. Es la parte final de la pelvis y está escondido, quizá por eso lo solemos ignorar. Sin embargo, cumple un papel fundamental en nuestro cuerpo: permite cerrar la parte inferior de la cavidad abdominal, sostiene los órganos internos, y estabiliza la columna vertebral y la pelvis. Si no existiera, los órganos de la cavidad abdominal no tendrían apoyo, de allí la importancia de su fortalecimiento. Algunos de los beneficios que obtenemos al ejercitar el suelo pélvico son:

·         Evita  la aparición de prolapsos. Los prolapsos ocurren cuando se descuelgan los órganos abdominales a causa de la debilidad de los músculos del suelo pélvico. Ejercitar esta parte del cuerpo evita que el útero o la vejiga, por ejemplo, desciendan hacia el exterior.

·         Previene y trata la incontinencia urinaria. Las personas que presentan problemas de pérdida de orina logran recuperar el control (total o parcial) una vez que reeducan esta parte del cuerpo. Por otro lado, quienes no sufren esta patología pueden evitar padecerla en el futuro.

·         Facilita el parto y la recuperación posparto. Durante el embarazo se debe soportar el peso de un bebé, lo que debilita esta musculatura;  mientras que en el parto se estiran, inevitablemente, las fibras musculares y nerviosas del suelo pélvico. Si la mujer tiene fortalecida esta zona, con seguridad, el momento de dar a luz será menos doloroso; y la recuperación, mucho más sencilla.

·         Mejora la vida sexual.  Según muchos especialistas, un suelo pélvico a tono aumenta el placer y brinda una mayor calidad en las relaciones sexuales. Y es que no sólo mejora los orgasmos, sino que también previene las disfunciones sexuales como la eyaculación precoz.

·         Favorece la buena postura. Un suelo pélvico tonificado se refleja en una buena postura, y en un abdomen firme. En este sentido, el fortalecimiento de este grupo de músculos es importante sobre todo para aquellos con problemas en la columna como escoliosis.

El envejecimiento es una de las causas que debilitan esta unidad anatómica, así como la obesidad y el estreñimiento. Levantar objetos pesados y realizar ejercicios como correr también perjudica esta parte del cuerpo. 

foto_1.jpg

Afortunadamente, podemos fortalecerla realizando ejercicios de Kegel, haciendo abdominales hipopresivos o practicando pilates, un método en el que constantemente se activa el transverso abdominal, lo que beneficia el entrenamiento del suelo pélvico.

Asimismo, debemos evitar estar mucho tiempo de pie, no postergar la ida al baño por preferir aguantar las “ganas”, y tratar de mantener una postura correcta durante el día. A pesar de que la musculatura del suelo pélvico es importante, muchas personas la ignoran por completo. Resulta fundamental conocer nuestro cuerpo si queremos prevenir cualquier daño; sólo de esta manera mejoraremos nuestra calidad de vida y nos sentiremos verdaderamente plenos.  

foto_2.jpg

Más de Manías de un cuerpo saludable

 

Our Media Partners