Automated Computer Translation

Loading
Ingresa una palabra o clave que deseas buscar.

Luces, Cámara… ¿Acción?

¿Qué esperas para dar el paso que tanto quieres? Al fin y al cabo, solo se vive una vez.

Te gustó? Compartelo!

Durante mi práctica como voluntario en misiones de rescate humanitario, he tenido la oportunidad de conocer a personas que enfrentan cambios drásticos y verdaderamente trágicos en sus vidas. Algunos de ellos han perdido sus casas, otros sus familias enteras, otros algún miembro de su cuerpo y en algunos casos, varias de las anteriores.

Sin duda alguna, este tipo de tragedias vienen a retar a los individuos que las viven y presentan un evidente cambio en sus vidas, cambio que es sumamente complejo de superar.

Por otro lado, continuamente nos encontramos con videos motivacionales tanto en la Internet como en TV que nos hablan sobre personas que, estando en situaciones como las antes descritas, logran dar un vuelco en sus vidas y sobreponerse a sus problemas convirtiéndose en íconos de motivación y liderazgo.

Definitivamente el cambio que estas personas han vivido en sus vidas les ha llevado a tomar la vida de frente y sin temores, pues en realidad “No tienen ya nada que perder”, la pregunta es. ¿Tendrá que ser esto necesario para que reaccionemos?

¿Qué es lo que hace falta para que nosotros tomemos control sobre nuestras vidas?, ¿Qué requieres para buscar ese trabajo con el que sueñas?, ¿Qué tendría que pasar para que te atrevas a desarrollar todo tu potencial?

En lo personal me gusta ver la vida como un gran espectáculo en el cual las luces están puestas y la cámara rueda desde que hemos nacido, sin embargo, a algunos de nosotros nos cuesta enormidades decir la palabra acción.

Suena sencillo el consejo, pero es una de esas cosas que en la simplicidad lleva el reto, decidirse a decir algo (i.e. “¿Te quieres casar conmigo?”), a comenzar un negocio, estudiar esa carrera que en verdad deseas o buscar el trabajo de tus sueños, no requiere más que te decidas a hacerlo y al mismo tiempo pareciera increíblemente difícil dar ese primer paso.

Después de todo habría que tener en mente que la película de nuestras vidas no es eterna y tampoco tiene una duración conocida, pues en cualquier momento puede llegar ese momento en el que haya que trascender y desgraciadamente aquí no hay segundas partes y tampoco se garantizan finales felices.

Sin embargo, mientras respires la película, sigue rodando, hagas algo o no hagas nada, la película se consume, la pregunta está en el aire ¿Dices acción?

Publicado: 09 de noviembre, 2011
Artículo: Jaime Leal – Coach de Vida
Twitter: @jaimeleal

Más de Cambias tú, cambia el mundo

 

Our Media Partners