Automated Computer Translation

Loading
Ingresa una palabra o clave que deseas buscar.

Tres consejos para aprender a escuchar a tus hijos

Se trata de ofrecerles tiempo de calidad para entender sus necesidades, problemas y anhelos

Te gustó? Compartelo!

Ser un buen padre o madre requiere de muchas cualidades, especialmente cuando los niños son pequeños y necesitan de toda nuestra atención, cuidado y experiencia para poder orientarlos en su desarrollo como seres humanos integrales, seguros de sí mismos y con alta autoestima.

Una de las cualidades más importantes es la capacidad de escucharlos. No se trata solo de oírlos, sino de ofrecerles el suficiente tiempo de calidad para escucharlos realmente y entender sus necesidades, problemas y anhelos. Eso ayudará a construir una relación más estrecha entre padres e hijos, y al mismo tiempo les servirá a ellos para sentirse valorados por su entorno más íntimo.

Abre canales de comunicación

Si tu hijo no es muy comunicativo, abre espacios para que puedan hablar tranquilamente. Puedes aprovechar una salida al parque o cualquier otro momento en que ambos estén de buen ánimo y solos. Igualmente, pon atención a las pistas que tu hijo te da. Si en algún momento se ofrece a ayudarte con los quehaceres de la casa y no acostumbra a hacerlo, es posible que necesite hablar contigo, así que aprovecha la oportunidad.

Escucha activamente

Demuéstrale que lo estás escuchando atentamente, dejándolo hablar sin interrupciones. Puedes hacerle preguntas abiertas (que requieran de respuestas más allá de un 'sí' o un 'no'), para entender mejor lo que él/ella quiere expresarte. A pesar de que no estés de acuerdo con su opinión, déjalo que termine completamente su argumento para luego hacer tus observaciones calmadamente.

Pon atención al lenguaje corporal

Muchas veces dice más el lenguaje corporal que el verbal, sobre todo en los niños que aún no desarrollan por completo sus habilidades de comunicación verbal. Pon especial atención al tono de su voz, a sus expresiones faciales y a las posturas de su cuerpo, para detectar si lo que está diciendo concuerda con lo que está sintiendo por dentro.

Más de Coaching Latino

 

Our Media Partners