Automated Computer Translation

Loading
Ingresa una palabra o clave que deseas buscar.

Cinco consejos sobre las dietas balanceadas

Tenga en cuenta que cada persona es diferente y las dietas deben ser personalizadas. Tampoco se deje llevar por las modas

Te gustó? Compartelo!

La combinación de alimentos es una idea popular e interesante en el tema de las dietas. Buscando el origen de este concepto encontramos textos escritos en la India de hace dos mil años donde se hacen descripciones fascinantes acerca de problemas fisiológicos que pueden ocurrir con algunas combinaciones de alimentos. La idea básica es que para una mejor digestión y asimilación necesitamos seguir ciertas reglas para combinar adecuadamente los alimentos que consumimos en una misma comida.

Hay quienes recomiendan, por ejemplo, que las frutas se deben comer solas, entre comidas, o quizá al empezar el día por las mañanas, a fin de no retrasar la digestión y provocar fermentación y gases.

Otra recomendación común es no mezclar alimentos ricos en proteínas, como las carnes,  con alimentos ricos en almidones, como los cereales y los tubérculos (papa o patata), para no tener una digestión lenta y poco eficiente.

Sin embargo, amigo lector, a pesar de la gran promoción que reciben las dietas basadas en la combinación de alimentos, no existe ningún estudio que haya comprobado su efectividad y las razones que exponen sus proponentes delatan generalmente desconocimiento de la bioquímica y fisiología de nuestro sistema digestivo.

Cada vez que ingerimos alimentos, sin importar que tipo de alimentos o combinación sea, nuestro cuerpo libera toda su gama de enzimas o aceleradores de reacciones, y controla las condiciones requeridas para su funcionamiento. Cada tipo de alimento tiene sus propios receptores y mecanismos de aprovechamiento que funcionan sin afectarse entre ellos.

La producción de gas en el intestino no forzosamente es un signo de mala digestión. Simplemente es el resultado de haber ingerido sustancias no digeribles tales como cáscaras de vegetales, frutas, cereales, leguminosas y otros tipos de fibras. Estas fibras son importantes para el proceso digestivo, ya que ayudan a retener agua y a mejorar el flujo de comida por el tracto digestivo.

Además están, algunos alimentos llamados probióticos, como el yogurt, el jocoque y kéfir, que ejercen importantes efectos fisiológicos, y consumidos en cantidades suficientes, pueden tener efectos beneficiosos, como contribuir al equilibrio de la flora intestinal, potenciando nuestro sistema inmune, mejorando digestión y por consiguiente, manteniéndonos saludablemente.

Ojo amigo lector, si sentimos el estómago muy pesado y notamos una mayor producción de gases intestinales es muy probable que el problema sea que comimos demasiado, independientemente de la combinación de alimentos de que se trate.

Te veo con gusto en mi próxima edición, con más temas de interés en relación a la nutrición y su relación con la salud. Escribe a [email protected] Tu amiga y especialista en Nutrición, Carmen Serdán.

Cinco consejos sobre las dietas balanceadas:

1)    Antes de iniciar cualquier tipo de dieta infórmate bien y consulta con tu médico, nutriólogo o dietista de cabecera. No te dejes llevar por las modas ni por la publicidad.

2)    Cada persona es diferente, por lo que no siempre lo que le ha servido a nuestros amigos o conocidos será recomendable o saludable para nosotros. Busca poco a poco aquello que te está impidiendo sentirte enérgico, vital y lleno de alegría para vivir. Es por eso, que las dietas deben ser personalizadas. También no olvides, escuchar a tu cuerpo, es sabio.

3)    Existen muchas recomendaciones para nuestra dieta que tienen una base teórica real y han sido comprobadas experimentalmente. No perdamos nuestro tiempo, ni nuestro dinero y no arriesguemos nuestra salud siguiendo recomendaciones que no han demostrado aportar beneficio concreto.

4)    No olvides tu actividad física diaria. Aquí sí podemos y debemos combinar los distintos tipos de ejercicio físico tales como: trabajo cardiovascular, entrenamiento con pesas y ejercicios de elasticidad y relajación.

5)    Finalmente también te aconsejo que en cada una de las cinco comidas del día, tres fuertes y dos snacks o colaciones, incluyas alimentos que contengan proteínas y fibra.

Más de Nutrición al día

 

Our Media Partners