Mitos y verdades sobre los patrocinios

Patrocinio familiar y de pareja ¿Quiénes pueden ser patrocinados y de qué manera?
Toronto · Publicado el: 28 abril, 2015

Tal vez el programa más conocido y en el que más confusión hay acerca de los requisitos es el de patrocinio familiar. La confusión empieza desde a quien se puede patrocinar pasando por toda la lista de requisitos con que se debe cumplir.


Lo primero que hay que aclarar es que en este momento, en Canadá, no existe un programa a través del cual se puedan patrocinar hermanos o sobrinos.  Hay dos excepciones a esta regla, la primera es que los hermanos sean dependientes de los padres (menores de 19 años) y que sea a los padres a quienes se esté patrocinando y la segunda es que los hermanos o sobrinos sean huérfanos de padre y madre y dependientes de quien los va a patrocinar.  Hay una tercera excepción, bastante rara pero que puede ser una opción para algunos y es para aquellas personas que se encuentran solas en Canadá.  Solas significa que no están casadas o no tienen pareja, que no tienen ni hijos, ni padres, ni abuelos en el país.  En este caso, estas personas podrían patrocinar al familiar de su elección independientemente del grado de consanguinidad.


En la lista de quienes pueden ser patrocinados están los abuelos, los padres, las parejas o cónyuges y los hijos, siempre y cuando estos últimos sean considerados dependientes, es decir que tengan menos de 19 años de edad y no sean casados o estén viviendo con sus parejas.


Curiosamente, siendo el proceso de patrocinio de esposos o parejas el más conocido dentro de toda la categoría de patrocinio familiar, es en este en el que más confusión encontramos.  La más grande de todas y la que con mayor frecuencia vemos que retrasa la decisión de iniciar un caso de patrocinio es la creencia de que el patrocinador debe tener un ingreso mínimo específico.  Cuando se trata de patrocinar parejas o cónyuges, e incluso hijos, no existe un ingreso mínimo establecido por el gobierno.  El patrocinador puede estar en cobertura de seguro de desempleo (Employment Insurance), recibiendo soporte económico por discapacidad, estudiando o incluso desempleado.  Lo que no puede estar recibiendo es asistencia social (welfare).


La segunda confusión que hay es sobre el tiempo de convivencia que debe tener la pareja antes de presentar la solicitud de patrocinio.  El Acta de Inmigración y Ciudadanía contempla tres tipos de relación: matrimonio, unión libre y sociedad conyugal (conjugal partnership).  En el caso de matrimonio no existe un mínimo de tiempo que la pareja haya tenido que convivir antes de presentar la solicitud de patrocinio.  En el caso de unión libre y sociedad conyugal la pareja debe poder demostrar que se encuentran en una relación por un periodo de tiempo mínimo de un año; la diferencia entre las dos categorías radica en para ser considerada unión libre la pareja debe haber vivido bajo el mismo techo mientras que para ser considerada sociedad conyugal la pareja debe verse enfrentada a no poder cumplir con uno de los requisitos fundamentales de las otras dos definiciones; o bien no pueden casarse o bien no pueden vivir bajo el mismo techo.


La sociedad conyugal es tal vez la más rara de las tres subcategorías, pero es sin duda la única opción para quienes por razones ajenas a su voluntad – y esta es la clave en la definición- no pueden cumplir con la definición de matrimonio ni de unión libre.  Para efectos de inmigración a Canadá se considera que una pareja se encuentra en sociedad conyugal cuando mantienen una relación sentimental, exclusiva, por más de un ano, pero que por razones de religión, inmigración, orientación sexual etc., no pueden casarse ni vivir bajo el mismo techo.  Este es el caso de parejas homosexuales por ejemplo que no han podido obtener la visa de turismo para el ciudadano extranjero venir a Canadá y contraer matrimonio con su pareja y que no pueden casarse en el país de origen del extranjero por no ser reconocido allí el matrimonio de parejas del mismo sexo.  O, puede ser también el caso de residentes o ciudadanos por refugio que no pueden viajar a casarse con sus parejas en sus países de nacionalidad y sus parejas no tienen visa de turismo para viajar a Canadá y contraer matrimonio dentro del país.


Hay algunos países que aceptan los matrimonios por poder (proxy marriages).  Hasta el día de hoy, Canadá acepta este tipo de matrimonio para efectos de inmigración.  Sin embargo hay una propuesta de cambio a las regulaciones de la ley de inmigración que descalificaría este tipo de ceremonia como válida para efectos migratorios.


El peso de las pruebas que hay que presentar para demostrar que la relación es genuina es inversamente proporcional al peso jurídico que tiene el documento que declara el tipo de relación; es decir, que para probar que existe una relación de sociedad conyugal hay que suministrar más pruebas de relación que las que serían necesarias para probar un matrimonio.  Pero, para las tres tipos de categorías, el simple hecho de un documento firmado no constituye prueba suficiente de que exista realmente una relación; por lo tanto los documentos de soporte como fotos, cartas, pruebas de viajes etc., son decisivos y fundamentales.


ICCRC R 416911

416 482 1575

*Claudia Palacio es Consultora de Inmigración Certificada y colaboradora de este semanario. Pueden dirigir sus preguntas a [email protected]


Publicado: 28/04/2015


También te puede interesar:




 





Sigue estos consejos para que tu aplicación no sea negada.


Posted by Toronto Hispano on Sábado, 25 de abril de 2015




 


Próximos Eventos

Publicaciones recientes
Newsletter
Recibe Noticias de la Comunidad Hispana a tu correo electrónico
Quiero recibir: Resumen semanal Promociones para anunciantes

Próximos Eventos

Toronto Hispano is part of the Hispano City™ Network.
Otras Webs en Hispano City CONTACT ADVERTISE
© Copyright 2018 Hispano City™. All rights reserved.