Problemas actuales del Tranvía de Toronto

Diego Hidalgo identificó 6 problemas que tiene el Tranvía de Toronto y 3 soluciones urgentes
Toronto · Publicado el: 13 agosto, 2014

La semana pasada me pase debatiendo y discutiendo con gente en Twitter acerca de los famosos streetcars, y como nací bien peleón, ¡decidí escribir una columna entera acerca del tema! Aquí les va, pero déjenme que los utilice de conejillos de indias para probar que tan locas son mis ideas, ¡ojo, eso sí!, sí de milagro algún día alguien en el municipio me hace caso y me las copia, ¡ya saben que aquí las escucharon primero!


El concejal María Augimeri dijo en un tuit la semana pasada que Toronto era – por tradición – una ciudad de streetcars. Le respondí que me parece ridículo que definan a nuestra ciudad por un sistema de transporte público, que además es ineficiente. Inmediatamente, un ciudadano indignado me respondió: parafraseando lo que me dijo y como se dice coloquialmente, “si no te gusta, ahí está la puerta”, para este señor los streetcars son una “tradición” en Toronto y están aquí para quedarse.


Irónicamente, más tarde ese mismo día, el Alcalde le dijo a la prensa que quisiera ir gradualmente retirando a los tranvías, y que también consultaría con Andy Byford, gerente del TTC, la posible venta de los nuevos modelos, en los cuales Toronto acaba de invertir 1,100 millones de Dólares y los cuales todavía no circulan oficialmente por las calles. Tampoco es para tanto, aunque viniendo de Rob Ford no me sorprenden ese tipo de declaraciones.


Yo pienso que hay que ver las cosas tal y como son. Por un lado, esta ciudad ha invertido miles de millones en equipamiento e infraestructura para la operación del tranvía, no se puede votar eso a la basura. Pero tampoco es cuestión de venerar a los streetcars y protegerlos como si fueran un patrimonio de la ciudad llamándolos “tradición”. ¡No!, poner regalos bajo el árbol es una tradición; los streetcars son aparatos que mueven gente, nada más.


Después de concluir que esta ciudad está extremadamente polarizada con este tema, decidí que voy a sembrar una semillita de objetividad para ver si florece. Aquí les dejo mi lista de problemas que tiene y las soluciones que necesita el tranvía de Toronto, ahora mismo.


LOS PROBLEMAS


Mientras los streetcars sigan compartiendo la vía con los carros, siempre van a ser un estorbo:

¿A quién no le ha sucedido que está súper apurado y se monta corriendo a unas escaleras eléctricas para subir más rápido, cuando de repente se topa con un par de “tórtolos”, inseparables como uña y mugre, ocupando todo el estrecho de las gradas eléctricas? Da mucha pena interrumpir el beso y pedirles que se aparten del camino, entonces uno se queda ahí parado tratando de no mirar. Bueno, eso le ha sucedido al 100% de los autos en las calles de Toronto cuando se topan con un streetcar. Hasta las ambulancias y los camiones de bomberos se han quedado atorados por culpa de los streetcars.


La persona encargada de recoger las monedas de los streetcars debe tener la colección de monedas extranjeras más grande del mundo:

Que alguien comente si conoce un sistema de pagos más fácil de estafar que el de los streetcars. Yo no conozco ningún sistema más arcaico que él que tenemos en los streetcars. El TTC ha admitido que pierde alrededor de $20 millones de dólares anuales debido a la evasión de pago de pasajes en los streetcars. Aunque el TTC se dispone a cambiar a un sistema de pago electrónico muy pronto, estamos extremadamente tarde, ¡estos sistemas han existido en Asia y en Europa por más de 20 años! Ahí están $400 millones de Dólares que nos hubiéramos ahorrado.


¡Estas cosas no están hechas para curvar!

Presenciar cómo estos aparatos tratan de virar en la esquina de King y Spadina una tarde de enero en plena hora pico, es como ver una revista de chismes en la fila del supermercado, uno trata de no mirar pero es imposible no disfrutar un poco de la desdicha ajena. En pleno siglo XXI, es un contraste tan surrealista ver al pobre conductor del streetcar bajarse con ese bastón metálico pateando la nieve de las rieles para cambiar la válvula mientras pasan como tres semáforos en verde y los carros se siguen acumulando por todas las latitudes y longitudes de la intersección, cuando todos tenemos en la palma de nuestra mano una computadora más avanzada que la que tenía la NASA cuando el hombre piso la Luna… es algo que no logro superar.


¿De qué sirve darles una vía exclusiva a los streetcars, si van a poner semáforos con vuelta a la izquierda y paradas cada 200 metros?

La idea de que los tranvías tengan una vía exclusiva, es que se agilice la circulación y se evite el tráfico vehicular. Es imposible lograr ese objetivo si se tienen 26 paradas en 7km y virtualmente en cada semáforo hay luz verde para vueltas en "U" o a la izquierda, como sucede en el tranvía de St. Clair. Los que viven por esa zona seguro saben a lo que me refiero, el tranvía para cada 30 segundos pero no avanza más de 200 metros cada vez.


Cualquier turista manejando un auto por el medio de la ciudad corre el peligro de llevarse por delante a unos cuantos peatones esperando abordar el streetcar.

Esto para mí no tiene ninguna justificación, es simple y llanamente una mediocridad por parte del municipio. Creo que todos saben a lo que me refiero, el abordaje de los streetcars es un peligro para todos los transeúntes en la vía pública. Entiendo que la infraestructura impida que las paradas estén en el centro de la calle pero, por lo menos, que se esfuercen un poquito en adecuar las paradas con buena señalización. Hay muchas paradas que prácticamente no se ven desde un auto y si uno está tratando de rebasar a un streetcar por la noche y no sabe que el streetcar va a parar, corre peligro de atropellar a alguien subiendo o bajando del tranvía. Podrían poner luces en las paradas y en los streetcars que indiquen a los autos que se tienen que detener. Para mí, las señales de “Pare” en las puertas de los streetcars son el esfuerzo más mediocre que he visto para garantizar la seguridad de los pasajeros.


Para los discapacitados, las madres con coches de bebe o las personas muy ancianas que no pueden subir escaleras, estos tranvías son inútiles.

De este tema solo diré que me cuesta mucho entender que, de las 250 mil personas que usan el tranvía cada día, todas las personas con discapacidad física y que dependen de transporte público, estén completamente marginadas. Desafortunadamente, Wheeltrans no tiene los recursos para cubrir las necesidades de todas las personas con discapacidad, quienes han exigido por años un sistema de transporte público accesible para todos.


Pero bueno, no he venido solo a criticar, ¡sino a proponer! Creo que, por lo menos, merece la pena estudiar las soluciones que propongo a continuación para analizar su factibilidad. Mucha gente, empezando por el Alcalde, piensa que la solución es solo empezar a construir líneas de metro por todos lados, y aunque me encantaría que esta ciudad tenga 3 veces la infraestructura subterránea que actualmente tiene, sé que esa idea no es factible. Principalmente, por el tiempo que tarda financiar, planificar y construir un metro, son por lo menos 10 años. Esta ciudad necesita soluciones rápidas y eficientes ahora, no en 10 años.


LAS SOLUCIONES


Reformar la señalización y reducir el número de paradas en St Clair y Spadina:

Hay que reducir el número de semáforos y restringir la vuelta a la izquierda en las lineas de  St. Clair y Spadina. Esta solución agilizaría de manera drástica la movilidad en estas dos lineas de tranvía. Los autos sufrirían, pero se tiene que sacrificar la comodidad de unos pocos, por el bien de la mayoría.


Reducir el número de paradas en todo el sistema:

El sistema de tranvía está saturado de paradas cada 200 metros, si la gente puede caminar 500 o 600 metros entre paradas de metro, ¿no veo por qué no pueden hacer lo mismo para las paradas de streetcar? Esta solución reduciría en un 50% el proceso que más retrasa a los tranvías: el abordaje.


Transformar King y Queen por completo:

Esta idea es bastante agresiva, pero me parece que es la clase de innovación que necesita esta ciudad. La idea es transformar a Queen St, en una vía de una dirección de Oeste a Este y a King St. lo mismo pero de Este a Oeste, designar un carril exclusivo para el tranvía, un carril exclusivo para bicicletas, y mantener 2 carriles para autos. La vía sería más rápida, segura, y acomodaría a todos los métodos de transporte de una manera decente y organizada. Se minimizarían los accidentes, se agilizaría la circulación vehicular y se crearía un espacio público agradable para todos los que transitan por esas calles. A diferencia de el Downtown Relief Line, un proyecto de este tipo tomaría menos de la mitad del tiempo en construirse y costaría menos de un décimo del costo de la línea de metro. 


Me parece que es importante innovar en vez de buscar las soluciones a los problemas de esta ciudad en un molde ajeno. El TTC debe mirar los problemas con objetividad y buscar soluciones que se acoplen a nuestras necesidades y nuestros recursos.


Filosofía Urbana

Diego Hidalgo Saa

Graduado en Ingeniería Civil, Diego Hidalgo se apasiona por el desarrollo de las ciudades, las comunidades modernas y el diseño urbano. Diego compartirá su opinión acerca de la actualidad política, social, económica y cultural de Toronto.

Publicaciones recientes
Newsletter
Recibe Noticias de la Comunidad Hispana a tu correo electrónico
Quiero recibir: Resumen semanal Promociones para anunciantes
Toronto Hispano is part of the Hispano City™ Network.
Otras Webs en Hispano City CONTACT ADVERTISE
© Copyright 2018 Hispano City™. All rights reserved.